ago 06

Busca tu motivación

Muchos y muchas estaréis de vacaciones, afortunados sois con los calores que estamos teniendo. A los que decidimos disfrutar de nuestro mes de tranquilidad en julio ya se nos acabó el descanso y hemos vuelto a las andadas.

La vuelta de las vacaciones es, posiblemente, uno de los periodos en los que es más difícil volver a engancharse a las actividades de la vida diaria. No sólo la vuelta al trabajo o a los estudios, sino también retomar el gimnasio, el running, la práctica de tu instrumento musical favorito o las consabidas clases de idiomas. Durante esos días hemos intentado desconectar de nuestras rutinas, nuestros agobios y nuestras responsabilidades diarias (¿quién inventaría los móviles?) y las hemos sustituido por las mañanas en la playa o en la piscina, leer un buen libro o disfrutar con la familia y amigos del tiempo que durante el resto del año dedicamos a otros quehaceres. Este tiempo de relajación es necesario pues nuestro cerebro necesita, de vez en cuando, ese “stand by” que lo deje reposar durante unos días.

De ahí que en la vuelta de las vacaciones, y los niños son un claro ejemplo de ello en la vuelta al cole, necesitamos de una motivación extra para arrancar de nuevo con nuestras actividades diarias.

Cada uno de nosotros va a buscar esa motivación individual que es la que nos hace arrancar y mantenernos en nuestra actividad diaria durante los próximos meses. Muchos buscarán objetivos y metas a medio o largo plazo (por ejemplo, retomar las clases de preparación de las oposiciones o ahorrar unos euros para hacer un viaje el próximo puente) y otros buscarán una sensación más cercana de logro en las pequeñas metas que nos marcamos día a día (encontrar el tiempo para salir a correr o leer esa novela que tenemos pendiente).

Ambos tipos de objetivos (a corto o a medio y largo plazo) son necesarios para que nuestra mente sea capaz de afrontar los esfuerzos que le vamos a exigir.

Busca recompensas a corto plazo que te ayuden a continuar en esos primeros momentos en los que se hace cuesta arriba retomar la actividad: salir a cenar el viernes o comprarte unos auriculares nuevos para ir al gimnasio. Esas recompensas son las que nos van a ir dando los ánimos suficientes para afrontar las exigencias que nos planteamos y van a posibilitar el que cumplamos con los objetivos o metas que nos hemos marcado.

Me ha gustado la iniciativa de Melillaesdeporte.es de colgar en la web y en redes sociales frases e imágenes motivadoras para afrontar los momentos diversos de la semana. Es una pequeña pero importante ayuda para, de una manera gráfica, recordarnos que toda recompensa exige un esfuerzo.

Deja un comentario