«

»

may 26

Campamentos de verano

Se acerca el final del curso escolar y las tan ansiadas vacaciones estivales para nuestros hijos. Unas vacaciones de más de dos meses de duración en las que muchas familias se ven en la tesitura de tener que buscar actividades donde poder entretener a los niños y niñas durante el periodo en que los padres se encuentran trabajando a la espera de poder disfrutar del mes de vacaciones en familia.

th

Son muchas las actividades o campamentos que se nos ofertan hoy día a los padres para nuestros hijos. Algunas se desarrollan en la ciudad, otras conllevan el desplazamiento del joven a otros puntos de la geografía española e incluso al extranjero. Tenemos campamentos de idiomas, de actividades artísticas, recreativos, y por supuesto deportivos.

Teniendo en cuenta que muchos padres se verán en la necesidad de tener que optar por este tipo de actividades, propongo que se elijan en función de criterios como el gusto de los chicos por la actividad ofertada, la capacitación de los monitores de los campamentos o las posibilidades de desarrollo de determinadas capacidades en las que nuestros hijos puedan necesitar algún tipo de refuerzo, como es el caso de las actividades relacionadas con el aprendizaje de idiomas.

Además de tener a nuestros hijos entretenidos mientras nosotros trabajamos, los campamentos de verano pueden tener algunas funciones muy positivas en el desarrollo de los chicos.

– La capacidad de socializarse se verá puesta a prueba ya que en muchas ocasiones tendrán actividades que realizarán con otros jóvenes con los que no han tenido contacto nunca y que van más allá del grupo de amigos o del de compañeros de clase.

– Podrán desarrollar o mejorar capacidades que durante el curso escolar se ven supeditadas a las horas de estudio y preparación de exámenes propios de la edad escolar, como las actividades artísticas o las deportivas. Dedicar una mañana a tu deporte preferido o a mejorar en el manejo de la acuarela suele ser más motivante que las mates o la lengua.

– Se potenciará la independencia y el sentimiento de poder llevar a cabo actividades sin la supervisión paterna, lo que es mucho teniendo en cuenta la sobreprotección a la que tenemos acostumbrados a nuestros hijos. Esto también mejorará la autoconfianza de los jóvenes, viéndose en la necesidad de afrontar situaciones en las que normalmente tienen el apoyo paterno.

– Asumirán responsabilidades nuevas, lo que ayuda a madurar y a verse en la necesidad de tomar decisiones.

Como padres, y si el campamento es fuera de tu entorno, seguro que tendrás temores: ¿se comerá todo lo que le pongan o se alimentará a base de patatas fritas y chocolate?, ¿tendrá ropa suficiente?, y la más importante, ¿nos echará de menos? Posiblemente la respuesta a las tres preguntas sea afirmativa. Ser independiente consiste en cometer error tras error hasta que uno mismo va aprendiendo a fuerza de equivocarse y es capaz de salir adelante en las situaciones que nos toca afrontar.

Eso sí, cuando cojas tus vacaciones en el trabajo, intenta pasar el máximo tiempo posible con tus hijos realizando actividades que puedas compartir. Como decía el anuncio, eso, no tiene precio.

1 comentario

  1. Pilar Bermejo

    Buenos dias…..me dirijo a vosotros porque tengo dos nietos de 13 y 15 años . Vivimos en Dinamarca y quisiera que aprendieran el castellano…..les gusta mucho la naturaleza por lo que pienso que esto de campamentos seria buena idea.Tengo casa en Algarrobo ( Málaga ) en la que vivo en el invierno.

    Quizás me pudierais ayudar, dándome posiblemente alguna idea
    Gracias
    Saludos
    PILAR

Deja un comentario