El sueño de una noche de verano

Todo comenzó una noche de verano. Sí, de esas en las que el calor no te deja conciliar el sueño. Pensaba en los artículos sobre psicología deportiva que podía preparar para melillaesdeporte.es, donde desde hace más de un año me hacen el favor de publicar mis reflexiones sobre el tema.

A través de las redes sociales, qué gran invento si se utilizan bien, he tenido el placer de contactar con auténticos profesionales del tema: Patricia Ramírez, David Llopis, Yolanda Cuevas, o el profe Chema Buceta, y he tenido acceso a muchísimos artículos y documentos sobre la psicología aplicada al mundo del deporte. Por lo que, para alguien que está en el continente africano, con difícil acceso a librerías o formación especializada en el campo, es un auténtico lujazo.

Pero echaba en falta la visión de la otra parte de la relación. Los deportistas. De ahí que me propuse contactar con algunos deportistas de reconocido prestigio para saber su opinión acerca de la psicología deportiva y su papel en el alto rendimiento.

Gracias

Reconozco que era un proyecto cogido (y mucho) con alfileres para alguien que no se dedica a esto profesionalmente, mi trabajo va por otros derroteros, y que escribe (junta letras) por hobbie. Así que me puse manos a la obra y a través de Twitter contacté con un grupo de deportistas de distintas modalidades, mayor presencia y variedad aseguran resultados mucho más plausibles. Y cuál fue mi sorpresa que me devolvieron las solicitudes enviadas.

Que me respondiesen Ruth Beitia, que a los pocos días se proclamó campeona de Europa de Salto de altura; Carolina Rodriguez, posiblemente
la segunda mejor gimnasta que hemos tenido en nuestro país; Mapi Sánchez Alayeto, junto a su hermana pareja número uno del mundo del pádel femenino, o la reina del Taekwondo, Brigitte Yagüe, ha sido un lujo dificilmente imaginable cuando comencé con esta historia. Todas chicas en un país en el que el deporte femenino tiene cada vez más presencia y me atrevería a decir, mejores resultados, que el masculino

En el apartado de los técnicos, qué decir de Alejandro Alcoba, al que deseo todos los éxitos con el Melilla Baloncesto, o de un técnico del prestigio y profesionalidad de Joaquín Caparrós. Ambos estaban en plena pretemporada cuando les llegó mi solicitud y dedicaron un ratito a responder a mis preguntas.

Gracias a l@s seis, habeis hecho posible que se haga realidad el sueño de una noche de verano de un psicólogo aficionado al deporte de Melilla.

Un abrazo a tod@s…

 

Deja un comentario