feb 03

La cantera y su modelo en Melilla

En Melilla tenemos habitualmente diferentes encontronazos en las redes sociales (tanto virtuales como reales) acerca de la presencia de jugadores en los equipos profesionales de la ciudad.

La U.D. Melilla y el Melilla Baloncesto, los principales estandartes del deporte colectivo melillense, no se caracterizan actualmente por tener en sus plantillas a un volumen importante de jugadores de la tierra, menos aún en el caso del baloncesto. Ambos equipos, profesionales, tienen meridianamente claros sus objetivos deportivos y consideran que la calidad de los jugadores foráneos les servirá mejor para ese fin. Hasta aquí todo bien.

En el siguiente escalón se encuentran el Melistar y el Enrique Soler, ambos en competiciones nacionales y que, a mi entender, tienen un diseño de equipo diferente al que la lógica nos llevaría. Ambos tienen una notable presencia de jugadores peninsulares o extranjeros cuando deberían tener otra función: preparar a los jugadores melillenses para poder actuar en las divisiones superiores de fútbol y baloncesto. Por supuesto, están en su derecho a firmar a quien más les interese, mientras que quien pone el dinero no diga lo contrario. Pero tengo muy claro que los objetivos de ambos equipos, especialmente en el caso del Melistar de tercera división de fútbol, deberían estar centrados en la formación de jóvenes talentos melillenses más que en mantener la categoría pues, como es sabido, debe haber un equipo melillense en la categoría SI o SI. Se malgasta dinero, tiempo y oportunidades en un objetivo que, a priori, está conseguido. Me dirán: es que si descendemos sube el vecino de enfrente, y claro, todo el mundo quiere mantener su chiringuito, subvencionado (eso sí). Mientras tanto, seguimos quejándonos de que no juegan chavales de Melilla; pues con este modelo lo tenemos muy complicado.

Miren la siguiente encuesta y opinen sobre cuál debería ser el modelo de cantera, del último paso antes de la profesionalidad.

Otro día explicaré por qué en Melilla tenemos tantos jugadores de fútbol y tan pocos futbolistas.

Deja un comentario