«

»

abr 29

La importancia de las normas

Necesitamos normas, y no sólo en el mundo del deporte. Las normas ayudan a que la sociedad en la que vivimos funcione correctamente, al menos en teoría, y nos proporcionen unas pautas de actuación. Tanto en la familia, como en la escuela como en el trabajo se necesita que las relaciones estén basadas en unas determinadas normas, unas ideas claras sobre lo que está permitido y lo que no se debe consentir en ningún caso.

TDAH NORMAS

¿Te imaginas que en tu vivienda no hubiese unas normas?, ¿o en la escuela?, posiblemente sería imposible que las relaciones familiares o escolares funcionasen.

Pues lo mismo ocurre en el ámbito del deporte. Cualquier equipo, como grupo de personas que es, necesita de una serie de normas o instrucciones en las que asentar las formas de comportamiento que son admitidas y las que no. Seguramente el club al que pertenece un determinado equipo tiene su propio catálogo de normas, pero claro, pueden ser de índole más general y no se adapten a una determinada categoría o equipo. No se pueden aplicar las mismas normas a un equipo de minibasket que a un equipo júnior: los problemas no serán los mismos, y tampoco el modo de solucionarlos.

Además tenemos que tener en cuenta quién es la persona responsable de una determinada norma o conducta. Por ejemplo, el que los chicos no se peleen en los entrenamientos está claro que depende de los propios deportistas, además de la habilidad de su entrenador, pero el que un niño de 8 años llegue a tiempo a los entrenamientos o los partidos, ¿depende de él? ¿Podemos sancionar a un niño de esa edad o similar con no jugar por llegar tarde? En el deporte base hay normas que son para los chicos y normas que son para los padres, y hay que saber diferenciarlas correctamente si no queremos meter la pata.

Un catálogo de normas (o régimen interno, como prefieras) para un equipo de deporte base debe tener algunas características que lo validan:

– Deben ser pocas, claras y concisas, de poco sirve presentar a chicos de 7 años una lista con 25 “cosas prohibidas” ¿se acordarían

– En segundo lugar, y en la medida de lo posible, deben ser consensuadas, si participamos en la elaboración de nuestro régimen interno lo asumiremos como nuestro mucho más fácilmente.

– Es importante que el entrenador cuide que las “sanciones” por el incumplimiento de las normas tengan la lógica de ser acordes con la gravedad, y los chicos, al sugerir sanciones, van a ser bastante drásticos, de ahí que el papel del técnico será amoldar la conducta a la sanción.

– Las normas son aplicables a todos por igual, si consideras que no eres capaz de cumplir con este requisito en alguna norma, elimínala del catálogo, de lo contrario perderás toda tu credibilidad

Asegúrate de que todos los que participan del equipo: colaboradores, jugadores y padres conozcan las normas. Es fundamental utilizar las reuniones a principios de temporada para estos temas, y además ponlas en el tablón en el vestuario, mándalas por el grupo de Whatsapp que tienes con jugadores y padres, en definitiva, dalas a conocer.

Si sabemos los límites, tenemos mucho ganado en las relaciones que establecemos dentro de un grupo.

Deja un comentario