«

»

may 15

Melilla, Ciudad Europea del Deporte

Hace unos días los melillenses tuvimos la enorme satisfacción de conocer que nuestra ciudad había sido designada como Ciudad Europea del Deporte para el año 2016. Todo un honor teniendo en cuenta las características de nuestra querida Melilla. Mediante este nombramiento la Asociación de Capitales Europeas del Deporte valora la apuesta por el deporte base y la actividad deportiva como un elemento saludable.

Y desde luego que en Melilla la actividad deportiva de forma amateur está en los picos más altos que se recuerdan, y sólo hay que darse una vuelta por el Paseo Marítimo y comprobar el numeroso grupo de personas que practican el running, el ciclismo o que simplemente caminan para estar en una mejor forma física.

De igual manera las carreras populares y las pedaladas organizadas por Melilla Con Bici son cada vez más numerosas, prácticamente una al mes, lo que permite a muchos melillenses tomar parte en competiciones deportivas, cada vez mejor organizadas y con un mayor entramado a sus espaldas, siendo el ejemplo máximo la Carrera Africana de la Legión, que consiguió superar las 2.000 inscripciones en su última edición.

En cuanto a la apuesta por el deporte base, otro de los puntos en los que se ha basado la designación, se puede hacer una lectura positiva del elevado número de licencias y competiciones que se desarrollan en la ciudad en deportes tan diferentes como fútbol, baloncesto, balonmano o gimnasia rítmica, entre otros.

Sin embargo, hay un punto negro en este segundo aspecto, la cantidad de incidentes que se producen en las instalaciones deportivas, fundamentalmente en partidos de fútbol de base, en los que se ven implicados espectadores, padres, jugadores y equipos arbitrales. Este es un problema que todos los implicados en el deporte base, tanto Ciudad Autónoma, federaciones, clubes, entrenadores y comités territoriales deben abordar de forma inmediata.

Las sanciones impuestas por insultar a una árbitro o amenazar de muerte a un juez de línea no van a impedir que vuelvan a ocurrir. Es necesaria una actuación en bloque de todas las partes implicadas desde un enfoque preventivo más que sancionador. Es mucho más efectivo inculcar valores en los participantes (adultos y jóvenes) que sancionar sin más.

Me consta que desde alguna federación deportiva se ha hecho el esfuerzo de intentar inculcar determinados valores y conductas en los padres de los jugadores, con escaso éxito, ya que no tenemos interiorizado que en el deporte base, además de competir, hay que educar.

Por eso creo que este nombramiento como Ciudad Europea del Deporte puede ser una enorme oportunidad para que desde todos los estamentos, con la Ciudad Autónoma de Melilla al frente, se haga un esfuerzo por intentar paliar, en la medida de lo posible, esas conductas.

Deja un comentario