Instagram – Majestuosa Casa Batlló

Majestuosa Casa Batlló

Instagram – Lo único imposible es lo que no intentas

Lo único imposible es lo que no intentas

Ruth Beitia: “El psicólogo deportivo debe formar un buen tándem con el entrenador”

Ruth Beitia es saltadora de altura, récord de España en la modalidad, y ha participado en los JJOO de Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012, donde rozó la medalla de bronce. Campeona de España y Europa tanto al aire libre como en indoor, sin duda es una de las deportistas más laureadas del atletismo español, y una referente para las nuevas generaciones de atletas españoles. Ella es la encargada de inaugurar esta serie de entrevistas.

“Sigo disfrutando como el primer día, para mí es importantísima la competición”

La técnica, la táctica y la preparación física son claves para un adecuado rendimiento deportivo. ¿Qué importancia tiene para ti la preparación psicológica en un deporte como el atletismo?

Me parece un complemento y una herramienta muy importante al igual que la medicina, la fisioterapia, el manager o el nutricionista. Se debe dar normalidad al equipo multidisciplinar. En mi caso mi entrenador es mi 50 por ciento y tomamos estas figuras como complemento.

¿Cómo trabajas los aspectos psicológicos en tu disciplina, el salto de altura?

Visualización, relajación, una rutina muy marcada a la hora de competir en la que desconecto y conecto dentro de la competición. Control de ansiedad, evitar cargas que contrarresten,…

Los deportes individuales tienen un componente de soledad importante, ¿cuál es tu motivación principal para seguir entrenando y compitiendo?

Que sigo disfrutando como el primer día, para mí es importantísima la competición. Ahora que por edad entreno menos y compito más, estoy en una etapa fantástica.  Además la madurez y el equilibrio cuerpo-mente ayuda muchísimo.
¿Es difícil aislarse en un estadio lleno de espectadores y conseguir la concentración adecuada para la ejecución?, ¿cómo lo haces?

Trazo una línea en la que sólo está mi entrenador, el listón y yo…. Lleva mucho tiempo llegar a este estado, pero con trabajo y experiencia se consigue.

Has participado en tres Juegos Olímpicos, ¿se necesita una preparación psicológica especial?

Cada competición me hace disfrutar, en los últimos de Londres se supone que llegaba con otro componente que era la retirada. Lejos de ser un hándicap, fueron mis mejores Juegos a nivel de sensaciones y resultados.

¿Cuál debe ser para ti el papel del psicólogo deportivo en el atletismo?

Trabajo, discreción, formar un buen tándem con el entrenador y que no se meta en temas que no le conciernan. Cada cual debe de hacer su papel.

Instagram – Quien da Felicidad recibe Felicidad

Quien da Felicidad recibe Felicidad

Campus Tenis 2014

Buena experiencia en el Campus de Alto Rendimiento de Tenis realizado en La Hípica de Melilla. Explicar a los jóvenes tenistas la importancia de los factores psicológicos en el tenis supone poner un peldaño más en su formación y preparación de cara a mejorar su rendimiento deportivo. hablamos de la concentración, del refuerzo, de las conductas rituales, de cuándo hacer las valoraciones sobre el juego, y sobre todo, de la necesidad de trabajar duro para llegar al máximo nivel de nuestro juego. Gracias a los organizadores por invitarme a participar.

IMG-20140730-WA0004

Implicarse

A finales del mes de junio tuvo lugar el III Campus Soccer organizado por Eventos Melilla y en el que, gracias al amigo David Torices, tuve la suerte de colaborar realizando una charla con los padres y madres de algunos de los chavales que participaron en él. Más allá de lo que yo pudiera decirles, y de lo que ya he escrito en alguna ocasión, me gustaría resaltar la implicación de los padres que acudieron en la educación deportiva de sus hijos. Una implicación fundamental, ya que sin ella a la base formativa del deporte le faltaría una pieza importante. Enhorabuena a los organizadores y sobre todo a los padres que utilizaron la mañana de un caluroso sábado para charlar un rato y después jugar un partido contra los chicos. image

Final en la Liga

Esta temporada en la 1ª División española se va a producir un hecho con muy pocos precedentes a lo largo de la historia del fútbol de nuestro país. Dos equipos se enfrentan en el último partido de liga jugándose una verdadera final que decidirá el campeón de la competición de la regularidad.

Muchos comentarios he podido leer en los últimos días acerca del estado psicológico de los contendientes de cara a afrontar este importante compromiso, y haciendo un ejercicio de objetividad (soy de Barça por lo que me va a suponer un gran esfuerzo ser objetivo), voy a intentar dar mi humilde opinión al respecto.
Cada uno de los equipos se encuentra con un estado mental muy diferente para afrontar la final. El FC Barcelona ha pasado un año verdaderamente complicado comenzando con la enfermedad (y posterior fallecimiento) de su técnico, buscando un sustituto a última hora y sobrellevando lesiones que han afectado a sus piezas clave. Además, en muchos partidos, algunos de sus principales futbolistas (Messi, Neymar y algún otro) han estado más tiempo ausentes que implicados en el juego colectivo. A pesar de todo, ha sido el equipo que ha liderado el campeonato durante más jornadas. Pero lo que verdaderamente me llama la atención es el final de la liga tan esperpéntico que les ha tocado afrontar. Tras el empate en Getafe, técnico y jugadores dieron la liga por finiquitada y se pusieron con las despedidas y los asados argentinos de rigor. Sorpresa para ellos que los resultados les hicieron volver a depender de sí mismos para optar al título, y ahí creo que Martino no ha sabido gestionar el estado anímico de sus futbolistas (la energía mental que ha denominado Ancelotti y que ha supuesto la desconexión del Real Madrid en la lucha por el título). Muchos de ellos pensando ya en el Mundial o en un cambio de aires de cara al próximo curso. Intenso trabajo de concentración y control de la activación que tiene el técnico argentino en lo que resta de semana.
Enfrente, un Atlético de Madrid de matrícula de honor, con un rendimiento muy por encima de lo esperado a inicios de la temporada y con un grado de compromiso de los futbolistas con las ideas de su técnico que les ha permitido conseguir jugar la final de la Champios de manera más que merecida y ser legítimos luchadores por el título de Liga. Simeone ha conseguido lo que le ha faltado a Martino, que el equipo juegue como tal, con un nivel de autoconfianza muy elevado y estableciendo objetivos a muy corto plazo, el partido a partido. Sólo ha tenido un pero. En determinados momentos de la temporada, el equipo parece haber sufrido un nivel de estrés alto cuando veían a su alcance el llegar a la meta, se han puesto en sus hombros una carga de responsabilidad que algunos jugadores han tenido problemas en asimilar. Y ahí Simeone tiene que realizar un preciso trabajo psicológico con sus futbolistas para cambiar ese chip y hacerles ver que es posible conseguir esas metas.
Hay otros muchos factores implicados, pero el psicológico, en estos momentos, es uno de los más importantes.
Que gane el mejor, y si me lo permiten, que sea el Barça.

Entrevista en Alto Rendimiento

Tranquilo!

Se acerca a pasos agigantados el final de las competiciones deportivas en el deporte base. Se van terminando las sesiones de entrenamiento y la preparación de los partidos. Y aparecen en los chicos y chicas que practican deporte los signos de ansiedad o estrés típicos de estas fechas en las que se juegan el resultado deportivo de todo un año de esfuerzo.

NIÑOS

Está claro y tenemos asumido que el deporte base es una experiencia de aprendizaje y diversión, y está igual de claro que para los jóvenes deportistas es una forma de competición en la que ponen todas sus ganas y en la que esperan obtener unos buenos resultados deportivos porque, como se suele decir, a los niños les gusta ganar hasta a las canicas.

Es común que en las horas previas a partidos o competiciones consideradas importantes por los chicos puedan aparecer problemas a la hora de dormir o alimentarse, bloqueos en la concentración o errores en la ejecución de aspectos técnicos y tácticos que se tienen más que asimilados. Y todo esto ocurre por el estrés que los chavales se imponen a sí mismos por el logro de conseguir el resultado deportivo deseado.

Lo que para padres o entrenadores no es más que otro partido sin la mayor importancia, para los chicos se convierte en su final de Champions, por la que han estado esforzándose todo el año en entrenamientos, compaginando el deporte con los estudios y luchando día a día por mejorar en el deporte que les gusta. Es lógico y normal que los jóvenes que practican deporte tengan esos sentimientos y emociones en estos momentos finales de las competiciones.

Y aquí es donde padres y técnicos tienen un papel fundamental a la hora de ayudarles a controlar el estrés o la ansiedad que genera la competición. Cada uno en su faceta, pero ambos en la misma dirección. Los padres deben relativizar la importancia de un resultado deportivo y reforzar el esfuerzo realizado durante toda la temporada, eliminando así la presión que puedan sentir sus hijos por agradar a sus progenitores. Las palabras de ánimo de los padres son fundamentales para los chicos.

Y los técnicos juegan un papel determinante. Ellos y ellas son los encargados de medir el nivel de estrés que presentan sus deportistas y ayudarles a canalizarlo de tal manera que no afecte a su rendimiento. Para ellos es fundamental trabajar con objetivos de rendimiento, no de resultado, durante todo el año, así los chicos podrán vincular los logros al esfuerzo realizado. No está de más aplicar en determinados momentos alguna técnica de relajación que tranquilice a los deportistas y les ayude a concentrarse en lo que tienen que hacer durante la competición, y así evitar en la medida de lo posible determinados fallos en la ejecución técnica de su deporte. Obvia decirlo, pero es fundamental que los entrenadores no sean una fuente generadora de estrés en los deportistas: exigirles resultados deportivos no les va a hacer más fácil su logro, muy al contrario, va a impedirles disfrutar de su deporte favorito.

Ayudarles y no presionarles está en las manos de los padres y los entrenadores.

Papá, déjame divertirme

Hace unos días se celebró en los salones de la Federación Melillense de Fútbol una charla dirigida a los padres y madres de los chicos y chicas que practican este deporte en nuestra ciudad, y que se cuentan por cientos, fundamentalmente en categorías como prebenjamines, benjamines, alevines o infantiles. El objetivo de la sesión era dar a conocer a los padres una serie de pautas que ayuden a sus hijos, y a ellos mismos, en la práctica de su deporte favorito.

cartelesareajoven

Desgraciadamente fueron pocos los padres que decidieron acudir a la cita, si bien los que sí asistieron tuvieron una actitud muy positiva a la hora de comentar y reflexionar sobre este tema que tan importante es y al que tan poca atención se presta desde las distintas entidades implicadas en el desarrollo del deporte base en nuestra ciudad.

Es cierto que la mayor parte de padres que acuden a los entrenamientos o partidos de sus hijos tienen un comportamiento ejemplar en los mismos. Como también es cierto que nos estamos acostumbrando, y es lo peor que se puede hacer, a que en esos mismos entrenamientos y partidos veamos a padres que tienen actitudes que influyen negativamente en el desarrollo de la actividad.

Están los extremos, como el acontecido hace unas semanas en León donde un padre agredió a un árbitro en un partido de PREBENJAMINES!!, pero sin llegar a esos extremos hay muchos comportamientos de los padres que deben servir para reflexionar y modificar si lo que buscamos es que nuestros hijos se diviertan y aprendan.

No respetar al rival, al árbitro o al propio equipo de nuestros hijos son conductas que el niño ve y que tiende a imitar, ya que no hay que olvidar que todo lo que hacemos o decimos los padres es susceptible de ser imitado por nuestros hijos, tanto lo bueno como lo malo. Corregir al entrenador, dar instrucciones desde la banda contrarias a las que le está dando el técnico, no recompensar por los esfuerzos a pesar de los malos resultados o mostrarse enfadado por un marcador adverso son conductas que los padres tenemos que corregir.

La participación de los padres en el deporte base es fundamental, en cualquiera, no sólo en el fútbol. Sin ellos sería prácticamente imposible desarrollar esta actividad cuyo objetivo principal nunca se puede perder de vista: EDUCAR. Aprovechamos una actividad lúdica, como el deporte, para inculcar en los chicos valores que son generalizables a todos los ámbitos de su vida: solidaridad, esfuerzo, trabajo en equipo,…, y que contribuirán al desarrollo de su personalidad.

En el momento en que todas las partes implicadas: Federación, clubes, dirigentes, entrenadores, jugadores y padres tomen conciencia de que ese es el objetivo del deporte base, los resultados se verán a muy corto plazo. Mientras tanto, seguiremos luchando por ganar la liga en prebenjamines.

Cargar más