Vuelta a la rutina

Como cada año, después del Día de Reyes, por cierto espero que se hayan portado bien contigo, volvemos a retomar las actividades que conforman nuestra vida. Atrás quedan las fiestas, comidas, regalos y adornos y volvemos a encontrarnos con las clases, el trabajo, la agenda y el correo electrónico.
Es lo que denominamos RUTINA, estos es, aquello que durante la mayor parte del año forma parte de nuestra vida diaria.
La rutina tiene mala prensa. Leemos, escuchamos a amigos o vemos en televisión a muchas personas quejándose de su vida diaria, de la monotonía con la que afrontan el día a día, pero si algo tiene la rutina de positivo es que nos aporta seguridad. Seguridad de saber el guión con el que va a transcurrir nuestra vida.
Indudablemente, las novedades aportan la sal y la pimienta necesarias para que tengamos motivación por determinados objetivos. Un viaje inesperado, una nueva oportunidad profesional o un encuentro imprevisto con amigos nos parece el novamás.
Sin embargo, sin esas situaciones cotidianas que llamamos rutinas nuestra vida sería una consecución de cosas inesperadas, que no van a tener siempre un carácter positivo.
Apóyate en las rutinas para afrontar esos nuevos retos que surjan en tu vida, la seguridad que nos proporcionan será fundamental para afrontar y superar las situaciones novedosas.

Deja una respuesta